Fukuro Noodle Bar- Palermo



Mi emoción absoluta por encontrar hace casi dos meses una fachada que decía noodles y dumplings, con estilo japones, minimalista y simple pero moderno. Que estuviera cerrado cada vez que pasaba-al mediodía- fue lo que hizo que mi curiosidad creciera enormemente.




Estas son de las cosas por las que me gusta hacer esto de buscar con pasión, encontrar, retratarlo y comer. Escuchar a la gente que tiene la misma pasión, y que investiga para hacerlo como quiere. Esa sensación da cuando se lo escucha a Matías. Viajó por todo el mundo para recolectar lo que le pareció que mejor iba a funcionar en el noodle bar , y lo trajo -cuenta que casi no viajó con ropa para poder llenar tres bolsos con las cosas que había seleccionado-. Todos estos detalles se ven en Fukuro Noodle Bar: los cucharones taiwaneses, los palitos de Japón, y la colección de muñequitos de Kid Robot, son algunos.
Claro que estos son los detalles que acompañan-respecto a la ambientación- el increíble mural de Cabaio Spirito, y debo admitir que es mi artista callejero preferido.
Pero cuando escuché la palabra Ramen salir de Matías, volé por los aires. RAMEN muchachos, RAMEN. La comida que es considerada "comida rápida" en Japón, que se come en cualquier momento del día,  que ha hecho furor en Estados Unidos, principalmente en New York, donde pasó de ser algo simple a sofisticado, y que se puede encontrar en casi todos lados.
Fukuro Noodle Bar, que es una mezcla de Taiwan con Japón, es oscuro y sólo tiene barras y banquitos, no hay mesas. La cocina, rodeada de tablas de skate, está a la vista. Podría decirse que es un lugar de culto y son pioneros para la comunidad que está tomando fuerza en Buenos Aires -gente joven, y no tan joven, que les importa lo que comen y lo que toman-
El menú es corto pero preciso, dumplings de cerdo, buns de cerdo o vaca (inspirados en Baohaus-NY), ramen vegetariano y de vaca o cerdo, y un postre, con mención a Christina Tosi de Momofuku Milk Bar. Ese detalle, el de los agradecimientos y reconocimientos, y el no decir "Mirá soy re capo, mirá lo que inventé" es una muestra de honestidad y admiración que es importante tener en cuenta.
Con qué empezamos? Con una porción de dumplings (6) y una porción de pork belly buns (2)
Los dos presentados en vaporeras de bambú, con distintas salsas y pickles, me pusieron más contenta de lo que estaba. Mis preferidos fueron los dumplings que tenían una salsa de soja bastante dulce, y cebollita de verdeo fresca.
Después pedimos Ramen para compartir, uno cada dos. Uno vegetariano con caldo de kombu y shitakee, y uno con caldo de cerdo. Los dos vienen con los noodles, al punto de cocción al que tiene que estar (en la cocina veo la maquinaria que llevan, y los utencillos que son precisos para la cocción de estos) también vienen con huevo poché, brotes de soja, hiervas y un montón de cosas que hacen que cada bocado sea único.
Los caldos llevan 24 horas de cocción, y el de cerdo es una mezcla del japones -ligero, claro y delicado- con el taiwanes -oscuro, denso y grasoso-. Mi recomendación es que pidan el vegetariano, que tiene muchísimo sabor y es súper especial, con el agregado de cerdo o pollo. Los platos, o mejor dicho bowls, son muy grandes, sé que se supone que no se comparte, pero quizás es una buena idea si quieren probar una entrada. Sino, ramen y una cerveza fría de Broeders, unos chicos que tienen un restaurant a puertas cerradas que empezaron a hacer cerveza propia y pronto tendrán para producción casi masiva. Y hay dos tipos, una con dejos de chocolate, y otra que es mezcla de la pint inglesa pero más ligera.
Y para finalizar, el postre esperado, inspirado en Christina. Las cookies, hechas por Vanessa -la mujer de Matías, y compañera del proyecto- que tienen cereales, marshmallows caseros y chocolate, con un vaso de la famosa Cereal Milk, se acuerdan de la leche que queda después de comer todo el cereal?
Las cookies se mojan en el vaso, contrario a lo que te enseñó tu mamá como buena educación, y el ramen se come con ruido.
Es un Must Go. Si, los estoy obligando. Y prestar atención que en el verano habrá tragos con syrups caseros del jardín que tienen atrás!




La cocina, y los cocineros muy copados.


La barra


Cubiertos


Menú y mención de Christina (Matías tomó clase con ella en New Jersey)





Dumplings:



Pork Buns:



Cerveza artesanal:



Ramen Vegetariano:


Ramen de Cerdo:



Bento boxes (son las viandas japonesas, y no son sólamente para niños)



Postre!





Matías






Abierto de 8 p.m. a 12 a.m- Viernes y Sábado hasta la 1 a.m.
No abierto al mediodía porque es cuando cocinan todo para la noche.
Cerrados Domingos y Lunes.
Costa Rica 5514, entre Humboldt y Fitz Roy.
Más data en:
http://fukuronoodlebar.com/




 

Instagram Photostream

Tumblr

Meet The Author

Hola! Soy Oli. Me gusta comer, viajar, y comer (entre otras cosas).