Birkin - Palermo

Fui a Birkin con mi amiga Emi. Charlé con Lucila Zeballos, la dueña, que se presentó como Luli (ya estábamos en confianza). Me contó que viniendo del mundo del marketing no tenía mucha idea de cómo hacerlo, de cómo crearlo, pero si sabía que quería, y pensó en Jane -que sólo con eso ya amé el lugar-, en bares de NY(otro plus), en el buen café y en la buena comida. Le pidió ayuda a sus amigos, como Rodrigo Sieiro que la acompaño a nueva york -Qué buen viaje, no?- y le armó la carta, y a su pareja Aldo Graziani, que tiene una importante trayectoria en el negocio de vinos y restaurantes, le armó la carta de vinos y ayudó en la logística. El café es el fuerte, y es un blend colombiano especial, hecho para ellos.  Para comer resaltan las papas rejilla(que por suerte acompañan en la mayoría de los platos), la burrata con rúcula, jamón crudo, tomates y hongos confitados. Los sándwiches -como el de langostinos con palta, tomate, cilantro y ralladura de limón-  y los menús del día, que generalmente son vegetariano y livianos pero consistentes para seguir todo el día. Ha logrado mantener los precios, lo que lo hace casi único. También tiene vinos especiales, a precio de vinería. Y un Chef, Juan Spiatta, que se puso la camiseta para llevar adelante un emprendimiento que no utiliza gas, que se hace casi todo ahí incluyendo la pastelería, y que logra mantener calidad y originalidad. 
Brunch, durante todo el día, los fines de semana a $ 130 con cuatro opciones, dentro de ellas incluyendo salmón, lomo o huevos revueltos. Y también hay happy hour para degustar los vinos de El Garage de Aldo (distribuidora de pequeños proyectos vitivinícolas) a muy buen precio.
La pasamos bomba
























0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Instagram Photostream

Tumblr

Meet The Author

Hola! Soy Oli. Me gusta comer, viajar, y comer (entre otras cosas).